Últimos temas
» Sex, drugs & Rock 'nd Roll;
Mar Abr 03, 2012 8:34 pm por Shiro

» Valle de luciérnagas
Mar Nov 16, 2010 10:45 pm por Alanna

» Tsunami [Alanna]
Jue Sep 30, 2010 7:34 pm por Shiro

» ¿Que fruta tomarías con el user de arriba?
Jue Sep 16, 2010 2:18 pm por Pika Sora

» ¿Qué le harías al de arriba?
Jue Sep 16, 2010 2:15 pm por Pika Sora

» Culpa al de arriba
Miér Sep 15, 2010 2:02 am por Pika Sora

» Martes, 14 de Septiembre 2010
Mar Sep 14, 2010 8:54 pm por Miku~

» Vuelo a Celestia (Privado)
Mar Sep 14, 2010 8:14 pm por Miku~

» ¿Qué escuchas ahora?
Mar Sep 14, 2010 4:03 pm por Selphie

» A primera vista
Mar Sep 14, 2010 12:37 pm por Diana

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 14 el Sáb Ago 03, 2013 6:15 pm.
Residencia Ayakashi~

Valle de luciérnagas

Ir abajo

Valle de luciérnagas

Mensaje por Alanna el Mar Nov 16, 2010 8:26 pm

Hacía tiempo, bastante tiempo, que no cruzaba palabra con él. Y maldita sea, aún tenía en mi recuerdo el sabor de sus labios, el tacto de éstos con los mios, y sus manos recorriendo mi rostro. Debo reconocer que la última vez que hablé con él, no me dí cuenta de lo que hacía y fuí yo quien lo besé. Ni siquiera fui consciente hasta que me separé de él pidiendo disculpas, avergonzada, y él lentamente cogió mi rostro y me volvió a besar. Estuve a punto de separarme, pero sus labios, extrañamente eran más dulces y tiernos que la última vez. Y me dejé llevar. Pero la cosa no fue a más. Él me habia revelado su pasado, y nadie tenia ánimos para recordar todo eso y luego estar echo unas rosas. Nadie comentó nada de los besos, nos despedimos y desde entonces, tengo la sensación de verlo por las calles, siento su presencia como unicornio que es como yo, pero al girarme no está. Y eso me molesta, me molesta pensar en él. Porque se que no debo fijarme en él.. ¿Por qué no? La verdad esque desde el principio me negué a ello, pero verdaderamente no tengo motivo para rechazarlo. Y aún asi lo hago. En fin, supongo que la mente de una mujer es dificil de entender.
Estaba caminando entre los árboles de un bosque en los alrededores de Kereban, una de las ciudades de Celestia. Era de noche y las estrellas, junto con la inmesa luna llena, brillaban fuertemente con un resplandor hermoso alli arriba en el cielo. Había dejado mi cabello verde suelto, para que bailase con el viento, y no sentía el frío que hacia a mi alrededor, asi que simplemente vestía un vestido de color verde claro, fino y de manga media. Al ir descalza sentia el tacto de la hierba fria y era relajante. Esos pensamientos no se iban de mi mente, y ni siquiera me fijaba en el camino por el que iba. Pero mis pisadas me llevaron a un pequeño valle, en el que habia un gran lago, sobre el habia una gran cascada y caía agua en abundante cantidad. Había varios animales en los alrededores bebiendo agua, que levantaron su mirada hacia mi y volvieron a su tarea. Ser un unicornio no implica caerle bien a todos. Me acerqué a la orilla del lago para tocar el agua y descubrí que estaba a una temperatura demasiado cálida. Estaba perfecta para comenzar a ser invierno. Miré varias veces a mi alrededor con una sonrisa maliciosa, una idea se me pasaba por la cabeza y queria hacerlo. Respiré aliviada al no ver a nadie y me levanté. Llevé mis brazos a mi espalda y desaté las cuerdas que ataban el vestido con mucho cuidado, hasta que el vestido cayó a mis pies sin ningún esfuerzo. Dejé el vestido en la rama de un árbol y respiré hondo. Estar desnuda en medio de la noche y en medio de la naturaleza era algo impresionante. Sentí de nuevo ese sentimiento de que habia alguien conmigo, instintivamente me giré pero volvia a no ver nada. ¿Sería posible que estuviera delirando? Sacudí la cabeza varias veces y me adentré poco a poco en el agua. Era muy cálida. Me acerqué hasta la cascada, y con un rápido vistazo pude ver una pequeña cueva, no más honda que un metro detrás de ella. Me metí debajo de la cascada, que resultó estar a la misma temperatura, y dejé que cada gota de agua limpiara mi cuerpo. Cuando abrí los ojos y me aparté un poco de ésta pude ver que sobre el lago, se habian congregado muchas luciernágas. Las miré con una mezcla de admiración y deleite en la mirada. Eran preciosas, más a la luz de la luna. Algunas se acercaron a mi, danzando alrededor de mi cuerpo. Sonreí y reí, pues se posaban sobre mí y me hacian cosquillas. Con un poco de agua sobre mis manos unidas, varias se posaran en ella y las miré con cariño. Definitivamente era el tipico prototipo de unicornio. Amante de la naturaleza, de la vida y el amor. Incapaz de dañar a nadie y demasiado inocente como para caer en trampas, aunque tambien inteligente. Suspiré y poco solté el agua. Las luciernágas se disiparon por el lago, y yo me dispuse a salir de éste. Pero al llegar a la orilla, no ví mi ropa sobre aquel árbol. Instintivamente me tapé los pechos con mis manos, temiendo que allí hubiera alguien. El agua tapaba la parte inferior de mi cuerpo, al menos llegaba hasta la cintura, aunque dejaba ver mi ombligo. Miré a todos lados, la idea de que hubiera alguien y tuviera que abandonar ese lugar transformada en unicornio me eran muy poco agradables.- ¿Hay alguien ahí?.-intenté que mi voz sonara firme, pero me tembló un instante. Hasta ese momento no habia notado el frio que hacia esa noche y mi piel se puso de gallina, deseando no haberse metido en el agua.-

_________________
Alanna || Unicornio
avatar
Alanna
Admin

Mensajes : 109
Monedas : 63172
Fecha de inscripción : 04/09/2010
Edad : 27
Localización : Buscando la fruta adecuada (?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Valle de luciérnagas

Mensaje por Shiro el Mar Nov 16, 2010 9:22 pm

Iba dejando pequeñas huellas sobre la tierra húmeda que había bajo la hierba. No hacía mucho que había llovido, aunque en ese momento no lo hacía puede que no tardara en hacerlo, o eso parecía al mirar al cielo y verlo medio nublado. Aún se distinguían bastantes estrellas.. entre ellas una inmensa luna llena. Lástima, prefería los días sin luna.
Con luna o sin ella, Shiro odiaba andar en esa forma. Se notaba pesado, incómodo, y se sentía mal. Era una especie de enfermedad con la que tenía que cargar sin que nadie le ofreciera una opción diferente, pero en fin, él se lo había ganado. Lo peor era el dolor que tenía en la frente..y el escalofrío que le recorría tan sólo con pensar...

La noche venía siendo aburrida. Los animales huían de él y Shiro se esforzaba por evitar las zonas con mucha hierba, ensuciándose totalmente, sólo para no hacer que el césped se marchitara. Últimamente se había vuelto mucho más cuidadoso. ¿Shiro cuidando la naturaleza?¿Desde cuando? Desde que le dijeron que él ya no formaba parte de la naturaleza, dejó de preocuparse por ella. Y por todo lo demás. Pero ahora parecía que había encontrado una razón para cuidarla, aunque no sabía bien cuál.
Entonces, la vio. Caminaba por entre los árboles adornada con ese vestido de un color algo más claro que el de su cabello. ¿Cuánto hacía que no la veía? Era la única persona que sabía su secreto y sin embargo había perdido el contacto con ella desde hacía al menos mes y medio. ¿En qué estaba pensando? Ella se giró entonces y, por un extraño resorte, él se escondió entre la oscuridad. No era muy difícil esconderse en aquel momento. Con pasos suaves por si volvía a girarse comenzó a seguirla, escondiéndose en cada ocasión, hasta que llegaron a aquel lugar, aquel lago y aquella inmensa cascada. Nunca había visto ese lugar.. al menos, que él recordara.

La verdad, no tuvo tiempo de fijarse demasiado en el lugar. tan sólo se mantuvo escondido hasta que ella decidió su siguiente paso. Al verla desnuda entornó los ojos, fijando cada detalle de su cuerpo en su mente, recorriendola mil y una veces con la mirada, grabando a fuego esa imagen en su cabeza. vio como ella se alejaba hacia la cascada y el vestido quedaba en el suelo. Dios, ¿Cómo podía resistirse a hacer aquello? Sacó un poco la cabeza y agarró con los dientes el vestido, arrastrándolo hasta que quedó escondido tras varios matorrales y el tronco de un árbol, imposible de ver si no se buscaba.
Después de asegurarse de que ella seguía con su tarea y deleitarse de cómo jugaba desnuda con las diminutas luciérnagas se alejó un poco y volvió a convertirse en humano. Esa transformación le dolía, tanto que tenía que apoyarse en alguna parte para no caer al suelo, pero después se sentía liberado, mucho más cómodo.
Se quedó un poco tras ese árbol, normalizando la respiración. Cada día se le hacía más difícil transformarse en unicornio. Cada día dolía más, cada día tardaba más en recuperarse. Y cada día tenía más miedo de no pasar la fase de transformación.

Se olvidó rápido de esto cuando volvió la mirada al lago y la vio buscando con la mirada su pequeño vestido. Cogió aire una última vez y pasó como si nada por allí, como quien da un paseo y la ve repentinamente.-¿Te sirvo como "alguien"?-Metió sus manos en sus bolsillos de forma desinteresada, fingiendo ser el de siempre. La miró de arriba a abajo con una media sonrisa.-Guau, ¿cómo supiste que pasaría por aquí?¿Tanto me deseabas?-Se quitó la camisa de forma lenta, quería hacerla pensar equivocadamente sobre lo que haría a continuación.-Podías haberme buscado en lugar de montar todo esto, aunque me gusta demasiado.-Se acercó a ella camisa en mano y puso una rodilla en el suelo, agachándose, para ponerse a su altura. Le echó la camisa por encima.-Me encanta tenerte desnuda frente a mí, pero estás tiritando. Puede que no abrigue mucho, pero es lo único que tengo.

_________________
[Shiro Konae] || [Unicornio]
avatar
Shiro

Mensajes : 42
Monedas : 61976
Fecha de inscripción : 05/09/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Valle de luciérnagas

Mensaje por Alanna el Mar Nov 16, 2010 10:45 pm

Me sonrojé solo de ver que era él quien estaba por ahi danzando. Y esa sorpresa hizo que apretara más mis brazos en torno a mi pecho. Aunque por mucho que intentara tapar se veían, era consciente, porque siempre habia tenido más pecho del que deseaba. Fruncí un poco el ceño ante sus evidentes provocaciones e hice ademán de retirarme de él con un sonrojo mayor cuando se quitó lentamente la camisa. Realmente seguia siendo un pervertido mujeriego. Pero parpadeé un poco cuando ví que dejaba su camisa sobre mis hombros y que decía eso. Me quedé sorprendida ante eso, y dandome un poco la vuelta me coloqué la camisa bien. Realmente Shiro era mucho más grande que yo, y su camisa me quedaba como un vestido grande.
Salí con cuidado del agua y comprobé que no se veía mucho de mi cuerpo con aquello, un tanto de escote y listo, pero no era más de lo que solia llevar, o sí, no sé, pero estaba tiritando en eso tenia razón. Pasé mis brazos una y otra vez sobre ellos para intentar entrar en calor, cosa que no funcionó. Me coloqué cerca de él y lo miré a los ojos, sonriendo un poco.- Gracias por ésto. Y lo siento, hace frío y siento que te hayas tenido que quedar así por mi culpa. Poco a poco mi largo cabello hacia de las suyas, y como estaba mojado, jugaba a empapar también la camisa de Shiro, haciendo que se marcasen mis formas y que la fina camisa se pegara más a mi cuerpo, marcando zonas de mi cuerpo que por el frío no estaban demasiado escondidas. No me dí cuenta de estos detalles, pero por suerte eché mi pelo hacia delante, tapando un poco de mis pechos. Volví a mirar el árbol preguntandome donde estaría mi ropa, no me gustaria pillar un resfriado ahora. Me acerqué a ese mismo árbol y me senté cuidadosamente en su base, echando la cabeza hacia atras.
- ¿Y que haces por aquí? Hacia mucho que no nos veíamos. ¿Estás bien?.-susurré eso último. Ciertamente no sabia a que me referia. ¿Bien de ánimo? ¿Bien de esa maldición que tenia? ¿Bien de recuerdos? Me sentia protectora con él de cierta manera. Después de saber su historia lo veía de otra manera. Y no me gustaba que la gente sufriera tanto como él lo ha hecho. Y sobre todo, desde aquella vez, me come la cabeza el hecho de que se pueda acercar a otro unicornio, a mí, sin que pasen cosas malas. Y de repente, me vino a la mente como un rayo, las quemaduras que le hice con mi cuerno. Lo miré con cierta urgencia en mi mirada, preocupada.- ¿Se curaron tus quemaduras, Shiro?.- me dí cuenta de lo urgente que había sonado mi voz, de lo preocupada, y agaché la mirada, confusa y algo sonrojada. Tenía que quitarmelo de la cabeza, era solo una persona más de tantas por las que me preocupaba. Solo que con éste tenia más relación, ¿no era así?
Las piernas me temblaban ligeramente, y mis brazos descansaban sobre mis piernas, con los puños apretados, intentando fingir así que no tenia frío, cuando en realidad me moría por algo caliente ahora mismo. Alzé la mirada hacia el cielo y sonreí, viendo el vaho de mi aliento frente a mí. Que preciosa noche, aunque amenazaba con lluvia para más adelante, se veían estrellas y la luna. Cerré los ojos, sonriendo menos poco a poco, hasta que mi sonrisa desapareció e intente concentrarme en que el frío no estaba ahí. Supongo que si se piensa que no hace frñio, no hace, ¿no? O eso esperaba.

_________________
Alanna || Unicornio
avatar
Alanna
Admin

Mensajes : 109
Monedas : 63172
Fecha de inscripción : 04/09/2010
Edad : 27
Localización : Buscando la fruta adecuada (?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Valle de luciérnagas

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.